Los orígenes del CILC

– Escribí algo sobre los orígenes del CILC – Me dijo el Kb (Juan Manuel Daza)

“No me rompas las bolas que estoy mirando Gran Hermano” pensé yo, pero no se lo dije. Uno no quiere ver al Kb enojado.
Ahora que GH terminó, me puse a pensar sobre los orígenes de CILC, y se me hace muy difícil, porque para hacerlo, tengo que retroceder muchas veces.

El primer retroceso no me lleva muy lejos. Es el CILC “proyecto de editorial”, una idea ambiciosa que no se bien como surgió, pero les puedo dar mi versión (seguro mucho mas incompleta que la de JAC o JMD):
“Me levanté una mañana, como cada mañana, despeinado y con resaca, y prendí la computadora. Entré al flog de Kb y leí : “VOLVIO EL CILC”. Salí corriendo a la calle y compré todos los diarios del día. No había ninguna noticia sobre el CILC. Llamé a mi abogado; estaba tan sorprendido como yo. Entonces me dispuse a llamarlo a Kb. Los dedos me temblaban mientras marcaba los números que hacía ya años que no marcaba. Una voz amanerada me atendió:
– Hola, ¿Quien hablá?
– Vos sabés quien habla… Leí tu Flog… ¿Que pasó?
– Volvimos.”

Seguro que mi versión no aportó demasiado. Por eso hago un segundo retroceso… El CILC como “proyecto de revista”

Corría el año… ¿2002? ¿2003?, y como no teníamos novias, junto a Kb se nos ocurrió publicar una “mini revista literaria”. Nada ambicioso… 3 hojitas fotocopiadas a doble faz, un par de ganchitos dandole forma de libro, algunos textos que habíamos escrito alguna vez, el diseño de Pablo Colabella (el mismo que se va a encargar del diseño de “vamos a rockearla!”) y muchas ganas de que la gente nos lea. La revista recibio algunos elogios de algunas elogiables personas que aceptaron pagar 50 centavos a cambio de ella (entre ellas Juan Alberto Crasci; hoy parte del consejo editorial del CILC). Pero solo sobreviría durante 3 numeros por circunstancias nunca aclaradas del todo.
Esa revista se llamaba CILC, o “Casi Incendio La Casa”. (un lector atento se dará cuenta de que CILC son las siglas y lo otro, el nombre completo). Revista que solo algunos pocos afortunados alcanzaron a leer.
Muchas teorias circulan sobre el por qué del nombre. Algunas disparatadas, otras no tanto, y entre ellas, solo una verdadera.
He oído decir por ejemplo, que la frase habría sido dicha por Kb en persona, luego de despertar de uno de sus habituales estados de sonambulismo, que lo encontró desnudo en su patio, con un bidon de nafta en su mano menos hábil y una caja de fósforos en su mano no mucho más hábil.
Otros se vuelcan por la atrayente y mística versión de que mutadas las letras de la frase por los números que le corresponden, y sumada luego cada palabra para más tarde multiplicarlas entre sí, nos daría un numero de cuatro cifras que coincidiría exactamente con el año en que el mundo finalizaría. El apocalipsis como lo llaman algunos. La teoría perdió mucho de sus adeptos cuando alguien se tomó el trabajo de buscar la cifra resultante y cuando al fin la acanzó, se llevó la sorpresa de que ésta era 1053. Muchos salieron entonces a decir que el año se refiere al calendario guatemalteco, que estaría aun por debajo de esa cifra.
Sin embargo, la teoria que más verosimilitud tendría para los investigadores serios del caso, es la que ubica a la frase en boca del teniente Avila. Un latino integrante de la fuerza aerea norteamericana en Vietnam. Al parecer, la frase se deja oir en una grabación procedente de la caja negra del avión que pilotaba. Avión que se suponía había sido derribado en combate luego de cumplir una misión que consistía en tirar napalm en una zona de la selva vietnamita. Gracias a la grabación se supo que en realidad el teniente Avila se había dejado caer, o menos eufemísticamente, se había suicidado. La razón la encontramos en la cinta. “Casi incendio la casa!! Casi incendio la casa!!” se lo oye gritar luego de haber lanzado las bombas napalm. Al parecer se referia a una casa civil levantada en medio de la selva. “eran civiles! eran civiles! no puedo más…” es lo último que se escucha en la cinta, entre sollozos, y luego la explosíon que marca la caida y el golpe contra el suelo.
Esta versión tal vez explique la gran cantidad de remeras con esa frase que se pueden apreciar en fotografías de las marchas pacifistas de los años ’60, asi como su uso entre la cultura hippie, ya que la frase significaba el horror ante la guerra. Claro que por la dificultad de pronunciarla que tenían las yanquis, muy pronto la cambiaron por la más sencilla y sintética “peace and love”.
Hace unos años me llegó una grabación de un recital de Los Beatles, en el que se puede escuchar a John Lennon cantando la frase en un horrible español, sobre una base musical improvisada. Claro que no se puede confirmar que sea “Casi incendio la casa” lo que repite continuamente, debido al estruendoso griterío de las fans. Luego de escucharla, Kb dijo que no era una canción improvisada, sino que no era ni mas ni menos que “Julia”.
Por supuesto que no voy a ser yo quien confirme o descarte alguna de estas teorias, ya que bien podría decirse que todas son verdaderas, justamente, como teorias.

Acá termina mi segundo retroceso…
Faltarían 2 mas…
El tercero, que cuenta del momento en que conoci a Kb, hasta que se nos ocurrio hacer la revista
y el cuarto, que va desde el dia que nací, hasta el dia que conoci a Kb

porque si a mi me piden el origen de algo… yo voy bien a las raices

Demian

pd: espero no haberme ido por las ramas en mi busqueda de raices

Anuncios

3 Responses to “Los orígenes del CILC”


  1. 1 Sebastiàn Echeverrìa abril 10, 2007 en 12:31 pm

    Si mal no recuerdo habian salido dos numeros de “CILC”, no?
    O recuerdo el fòsforo que traia el primero nùmero…
    De todas maneras fue gracias a JAC que lo leì.
    Y honorables son los muertos o los diputados O.o

    Saludos

    pd: los acentos estàn invertidos, ya que el viento trae màs que enfermedades.

  2. 2 demian abril 10, 2007 en 5:15 pm

    fueron 3 en total..
    el primero fue entre JMD y quién les habla

    el segundo, de JMD, con colaboraciones mías, de JAC y de un muchacho llamado Nico. Ese era el que traía el fósforo.

    el tercero fue medio raro. una edición gratuita de una sola hoja a modo de panfleto que fue entregada a la entrada y salida del recital de una banda llamada sin rumbo. A cargo de JMD

  3. 3 kb abril 10, 2007 en 10:47 pm

    es verdad loco… es todo verdad… qué puedo decir…

    el tercero num de cilc fue un panfletito constructivista de puesía y textos bastante similares a los que vendrían luego y a los que integran Vamosarockearla…

    salut

    Juan


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




nuevas direcciones CILC

http://www.myspace.com/rocanpoetry http://www.vamosarockearla.blogspot.com http://www.fechascilc.blogspot.com http://www.editorialcilc.blogspot.com http://www.fotolog.com/kbdejavu http://www.flickr.com/rocanpoetry

Flickr Photos

Más fotos

Lo que más leyeron fue esto

Blog Stats

  • 47,561 hits

A %d blogueros les gusta esto: